Entrevista a la comandante Isabella Sanroque, del Bloque Oriental de las Farc-EP

“La tradición y la historia de la organización guerrillera deben ser conservadas:

Luego de los varios intentos fallidos que ha vivido Colombia para lograr la paz nos encontramos ante un proceso que abre las puertas para comenzar a transformar las dinámicas sociales que han venido determinando el rumbo político del país. En este sentido, el actual proceso podría ser enunciado como el más cercano a llegar a buen término con la insurgencia armada de las Farc-EP. En dicho marco los múltiples actores sociales y políticos en los territorios han tomado protagonismo por las diversas perspectivas de construcción de paz. El pasado 9 de noviembre varios integrantes del Equipo Colombiano de Investigación en Conflicto y Paz, Ecicp, nos desplazamos a la vereda el Diamante, en San Vicente del Caguán – Caquetá, con el objeto de entrevistar a varios comandantes y contribuir en el reconocimiento de todos los puntos de vista de los actores, entre estos, los de la insurgencia.

En sus relatos encontramos además de historias y vivencias personales, la lectura que hace esta organización en torno a temas de gran importancia en la coyuntura actual. Se tuvo la oportunidad de conversar acerca del proceso del desminado con el comandante Carlos Antonio Lozada, miembro del Secretariado; con el comandante Iván Merchán, comandante del Frente Yarí y miembro del Estado Mayor de Bloque, sobre la coyuntura del acuerdo; mientras que con la comandante Isabella Sanroque, del Bloque Oriental, el diálogo se orientó sobre la memoria histórica del conflicto.

Invitamos a leer estas opiniones con la idea de construir un criterio propio sobre las mismas y de esta manera continuar sumando esfuerzos para intercambiar ideas y preguntas sobre los temas que a continuación se tocan; así como para generar herramientas para el análisis de la dinámica política que hoy más que nunca necesitan una presencia activa de la sociedad en general.

Entrevista No. 3
Comandante Isabella Sanroque
Tema central: Recuperación de la memoria histórica del movimiento armado

El conflicto armado interno en Colombia, el más extenso del hemisferio occidental, ha afectado diversas poblaciones durante más de medio siglo de existencia, periodo en el cual los enfrentamientos entre los grupos insurgentes, el Estado colombiano, el narcotráfico y el paramilitarismo han generado niveles de victimización preocupantes e historias por esclarecer.

Las reclamaciones de una Colombia diferente comenzaron con las peticiones de familias campesinas que venían de Sumapaz y del oriente de Tolima buscando una vida digna desde mediados del siglo XX. Un grupo de 48 campesinos en 1964 decidió organizarse en autodefensas campesinas, el entonces presidente Guillermo León Valencia bombardeó Marquetalia, población donde vivían comunidades y el grupo de insurgentes, obligando a estos grupos a movilizarse hacia el monte y a comenzar con la estructuración de la guerra de guerrillas. Varios fueron los intentos de paz, sin embargo todos estos intentos resultaron fallidos. Esta historia del siglo XX merece un especial tratamiento con el objetivo de entender los matices que hicieron posible la configuración de las dinámicas de violencia que vive el país. Es fundamental comenzar a escuchar las historias no oficiales que no han sido contadas por las dinámicas mismas de la guerra.

Ecicp: Según su visión, ¿cómo podría reconstruirse la memoria histórica de la insurgencia de las FARC?

IS: Bueno pues, saludar al equipo de investigación. Lo primero que tendría que decir respecto al tema de la memoria histórica es que para nosotros por supuesto que es fundamental que toda la tradición y toda la historia que llevamos encima como organización sea conservada, porque además consideramos que la historia de Colombia en el siglo XX es impensable contarla sin la participación de lo que es las FARC; pero contar la historia real, no la historia que hasta ahora ha sido tan distorsionada y tan manoseada. Entonces esa memoria histórica nosotros consideramos que es el punto de partida para recuperar todos esos elementos que fueron causantes del conflicto de la historia en Colombia.

A partir de la implementación yo considero que en la estrategia de comunicación debe haber una serie de archivos que puedan ser visibles ante la opinión pública. Nosotros ya estamos trabajando de hecho en esa materia, en recrear y dinamizar una serie de elementos que puedan ser vistos por la sociedad, por ejemplo biografías y archivos audiovisuales; nosotros tenemos mucho material que no se conoce, todo eso inicialmente se va a pensar para una página web, ya tenemos una en redes sociales, una página, pero vamos a tener algo específico donde se retome todo el tema de nuestra memoria, eso va a ser muy importante porque en la realidad actual la gente dentro de su investigación acude a las redes.

También consideramos que en la educación debe haber cátedras específicas donde se cuente la historia real, esa va a ser también una de las luchas que vamos a dar. Tenemos la propuesta de la instalación de algunos museos en las regiones y en los territorios, instalar allí algunos elementos que tienen un significado importante para nosotros a partir de la guerra, cosas no tradicionales. También consideramos que hay que hacer que algunos cementerios o monumentos tengan un realce, es la memoria de una cantidad de gente que murió dando la vida por una causa, por su país, merecen ser recordados.

Nosotros dentro de nuestro elemento político aspiramos a que haya una cantidad de instancias a las cuales podamos acudir para precisamente reivindicar la memoria de toda esa gente que ha muerto.

Ecicp: en ese sentido, ampliando la respuesta anterior, para usted ¿cuáles serían los momentos más representativos de la historia de esta guerrilla y de su propia historia en las filas de las FARC?

IS: Bueno, para nosotros como colectivo organizado, el tema del origen de las FARC en Marquetalia es muy simbólico. Yo creo que la historia y lo que es realmente la tradición campesina que tiene nuestra organización, cuando fuimos obligados a irnos al monte a coger las armas para defendernos, es la resistencia que queremos contar. También la de una cantidad de personas que fueron muy importantes en el desarrollo de este proceso en Colombia, entre esos lógicamente pues sería inevitable no mencionar al camarada Manuel, al camarada Jacobo, a Alfonso y a Mariana Páez. Hay camaradas que hay que hacerles una reconstrucción de sus vidas, de sus historias, de sus trayectorias, de su paso por la revolución en Colombia.

A manera personal, yo creo que la intensidad de la guerra que implicó el Plan Patriota y el Plan Colombia es una historia que hay que contar, no solamente en términos cuantitativos de cuantas bajas tuvimos o cuantas bajas tuvieron, sino también que existen una cantidad de crónicas dentro de la guerrillerada que hace parte de lo que fue el enfrentamiento tan terrible en medio de las bombas, en medio de los hostigamientos, en medio de los operativos; el valor que tiene la guerrillerada ante todos esos operativos militares, yo creo que eso hay que contarlo con mucha dignidad y con el valor que se merecen.

Ecicp: Con respecto a esos sitios de los que de pronto ha conocido o en los que ha estado, como Marquetalia, ¿Qué otros espacios sugiere usted como lugares de memoria?

IS: Sí, casualmente yo he tenido en mente y me parece que es como una de las deudas que tengo con la historia. Lo propuse y he reiterado mi propuesta y pienso que va a ser acogida en algún momento, el área del frente “Combatientes del Yarí”, que está entre La Macarena y San Vicente del Caguán, debe ser considerada como un lugar de memoria, ahí hay una serie de sitios que fueron habitados en la época del despeje por el camarada Manuel y Jorge. Entre esos, hay una casa que le llaman “del Camarada Manuel” y queda en un sitio que es “La Ye de Los Negritos”. Es una casa que ha sido saqueada por la búsqueda de guacas y que ha sido blanco de una cantidad de destrozos por parte del Ejército. Sin embargo, sigue ahí, no está en ruinas, se ha conservado de todas maneras; yo creo que esa casa merece ser reconstruida y allí instalar algunos elementos que puedan contar un poco como se dio aquí la cosa.

Ecicp: ¿Cual considera o cómo considera que ha sido el aporte de la mujer al proceso histórico actual?, ¿cuál es el legado histórico que ha dejado el papel de la mujer en la memoria histórica de las FARC?

IS: La mujer ha sido fundamental, desde sus orígenes en las FARC ha habido mujeres, en menor proporción en ese momento, pero poco a poco ha venido en ascenso hasta el punto que ahorita somos el 40%. Estamos en todas las responsabilidades; en el secretariado no, pero en el Estado Mayor sí. Además porque nosotros no lo manejamos desde las cuotas sino que lo manejamos de acuerdo a otros criterios, un poco más de la proyección y del desempeño, no significa que no hayan mujeres capaces. Retomando el tema de la memoria histórica, yo considero que hay una cantidad de mujeres que desde los roles que han venido jugando en el marco de la guerra y la política al interior de la organización han hecho aportes grandiosos, que merecen ser reconocidos. Mujeres en todas las tareas, luchadoras, valientes que han estado hombro a hombro, o sea nosotras las mujeres lo que tenemos es ganancia en dignidad, que nosotras aquí no tenemos ningún tipo de discriminación.

Considero que somos supremamente avanzados en nuestra política frente al tratamiento de las mujeres, nos faltará en la práctica superar muchas cosas. En ese orden de ideas la historia de las FARC y su memoria puede aportar a la realidad de las mujeres en la organización, esa verdad que es contraria a la que han dado en los medios de comunicación por muchos años. En la coyuntura actual, este proceso de paz es muy importante porque es sin lugar a dudas el reflejo de la participación nuestra, la demostración de que nosotras no estamos solamente cocinando y lavando la ropa de los comandantes, si no que en el proceso de paz se visibilizó una cantidad de mujeres, nos visibilizamos. Fue el escenario perfecto para decir: vea, es que las mujeres estamos en todo, plenipotenciarias, en las comunicaciones, en el relacionamiento y en la subcomisión de género. Es muy importante y la historia nuestra tiene que remarcar mucho este momento.

Ecicp: ¿Consideraría usted importante reivindicar toda esta memoria histórica a través de la instauración de un museo, una galería o algo por estilo?. Si decidieran hacer un museo de las FARC ¿qué le gustaría que fuera visibilizado allí?

IS: Para retomar la pregunta anterior, yo creo que el tema de las mujeres en las FARC tiene que ser una de las cosas que nosotros contemos con mayor intensidad de cómo ha sido la participación nuestra, porque las futuras generaciones tienen que saber que estas conquistas son el producto del pueblo colombiano; pero que en esa lucha, en esta brega de 52 años han muerto una cantidad de mujeres y hemos estado aquí aportando de igual a igual. Entonces, la verdad tienen que saberla las futuras generaciones, a nosotros no nos pueden decir que nos hicieron la revolución porque nosotras siempre hemos estado acá.

Ecicp: A nivel individual ¿Cuál consideraría usted que es su aporte a la reconstrucción de la memoria histórica una vez se firmen los acuerdos?

IS: A mí me interesa mucho el tema, personalmente yo tengo una amiga que está muy interesada en trabajar, creo que con ella vamos a diseñar algún plan para trabajar en ese sentido. Ella es licenciada en ciencias sociales, se llama Victoria, está muy interesada en el tema y yo creo que voy a acompañar ese proceso. Ella tiene un poquito más de especialización, y de hecho quiere perfilarse para hacer alguna maestría o alguna especialización a futuro sobre el tema; entonces, sí hay que ayudar, hay que investigar, ponernos en el plan de sistematizar. Bueno y de construir toda esa memoria, hay muchas cosas por contar y no se pueden quedar en el silencio, por supuesto que no.

Ecicp: Ya para finalizar ¿Cómo se ve usted cuando se reincorpore a la vida civil, cuáles serían sus expectativas al salir de todo esto?

IS: Lo de la reincorporación es una cosa como tan incierta por qué a manera personal yo siempre me veo como en reuniones, aportándole al nuevo movimiento, yo me veo es en función de hacer política, de hablar con la gente, ayudar a impulsar el desarrollo en las regiones porque eso he estado haciendo hace un tiempo. Pero yo creo que como proyecto de vida, en función de ese colectivo. Aparte de eso me imagino estudiando.

Ecicp: ¿Que le gustaría estudiar?

IS: Yo tengo unos semestres en ciencias sociales, creo que voy a terminar esa carrera y después de pronto estudiar ecología, hacer una maestría aunque no tengo eso como muy claro todavía. Lo que sí sé es que tengo que estudiar, estudiar y prepararme porque son muchos los retos que se vienen y muchas las cosas que hay que hacer y toca estar a la altura. Además reunirme con mis familiares, poder saludarlos. A futuro, en lo próximo, no me veo casada, pero sí de pronto en alguna relación.

Ecicp: Muchas gracias, para nosotros como Ecicp es muy importante conocer todos estos puntos de vista, nos parece clave y fundamental conocer la historia desde quienes la vivieron.

IS: ¡ah! … me hiciste acordar la idea que tienen las comunidades en este sitio, aquí donde estamos, la idea es que se convierta en un sendero ecoturístico porque aquí también está toda la memoria. Me parece que es muy simbólico porque acá se desarrolló la guerra, osea, acá hubo paramilitarismo, la guerrilla estuvo acá, eso pesa. Además porque acá la guerra en el proceso ha tenido varios momentos importantes y sobre todo por el tema de la X Conferencia.

Ecicp: Claro, es algo simbólico para la paz. De nuevo muchas gracias.

También te podría gustar...